Espiritualidad Poncho reliquia

Espiritualidad del gesto de bendiciones a los enfermos con el gesto del poncho-reliquia

Vamos a retomar los 16 de cada mes para revivir como devotos, como peregrinos el 16 de marzo. Para que sea renovar nuestra devoción tan especial y puestos de cerca a las necesidades, a los enfermos, a los que sufren, a los que Jesús les dijo:” Vengan a Mí” y que providencial hacerlo estando en el mes del Corazón de Jesús.. Es providencial porque cuando Jesús les decía a los enfermos “Vengan a Mi” lo decía desde su propio corazón, desde su sentimiento más hondo y profundo. Entonces cada 16 de mes vamos a venir y poner en las manos de Jesús, en la Eucaristía, el dolor de todos y rezar por las intenciones de todos los peregrinos. Que sepan que siempre estamos rezando. Que no quedan solo en una cartita que dejan o en una plaquita de agradecimiento o en una oración silenciosa. Que un poco este santuario, año tras año se va impregnando de la oración de tanto sufrimiento y de tanta esperanza. Un santuario que cada vez va acogiendo y recibiendo. Pero que desde hoy nace un gesto con un sentido misionero, con un signo muy especial, muy nuestro y brocheriano como es visitar a cada enfermo, bendecirlo, compartir con él y cubrirlo con el poncho-reliquia de 3er grado que algunos hermanos nuestros lo tienen, es suyo propio, pero hemos querido que esto que es tan nuestro, lo cuidemos.

            Que sea un gesto muy querido, muy sagrado. Sabemos que mucho más importante es el sacramento de la Unción de los Enfermos. No lo reemplaza pero sé que tiene algo propio como es sentir  el poncho que abriga , que cubre con el calorcito de la misericordia de Dios.. Que ningún enfermo esté a la interperie. Un poncho es para cubrirse del frio y de la intemperie, de la frialdad de este mundo, pero también es el sentido de estar bajo algo, bajo la misericordia de Dios y sobre todo del corazón del Señor. Por eso, esta misa de envío.

No es que se bendecirán los ponchos porque ya son reliquia, por el solo hecho que han estado en contacto con las reliquias del Santo Cura Brochero. Es bendecir y enviar a Uds., a los que se les va a confiar un signo de cuidar con mucha fe, que no se deforme, que no sea algo mágico, supersticioso. Lo que vale es la oración. El Apóstol Santiago, cuando escribe sobre los enfermos dice “Llamen a los presbíteros de la Iglesia,  que los unjan con el óleo de la salvación y oren. Y la oración de fe de la comunidad sea para la salvación”. No se trata solo de la oración del sacerdote que va.

También decimos aliviar, porque es pastoral del alivio. Pedimos el alivio y que se cure, si Dios así lo quiere. Es el primer auxilio: Aliviar.     

Jesús dijo” Vengan a Mi los que están afligidos y agobiados “Están dolidos con incertidumbre y agobiados. Agobiado es aquel que no da más. Agobio: Que las rodillas se doblan, se agobian y el peso es grande. ” Vengan a Mi…” Carguen”, También…Es bueno cargarlo, llevarlo, santificarse continuamente con la experiencia de la cruz. Lo vivió el Cura Brochero sus últimos días. Pidamos esta gracia. 2 cosas: Alivio y la intercesión del Cura Brochero  

 ¡Que más vamos a querer, que todos se puedan curar! . Pero que sea una cercanía. Hagamos siempre el gesto de la cercanía-Este santuario que de acá no se mueve, resulta siempre cercano a todo enfermo que esté acá y en todos los puntos del país de donde vienen y todos los que están participando a través del canal Brochero, sientan que en esta misa estamos rezando. Los que se unen y les gustaría estar. Dios ha de concederles un tiempo para que puedan llegar por aquí.   

                                                                    Que así sea.

                                  

Homilía del Padre Luis Zalazar en la Santa Misa el 16/6/22, en ocasión del Envío de misioneros. (Párroco y Rector del Santuario Nuestra Señora del Tránsito y Santo Cura Brochero).

Facebook
Twitter
WhatsApp